La ceremonia de los premios Grammy comenzó el domingo con un poderoso grupo de mujeres, incluidas Michelle Obama y Lady Gaga, describiendo el papel de la música en sus vidas, un año después de que las voces femeninas fueran prácticamente silenciadas en la gala del 2018.